Coches de 3 piezas

Los coches de tres piezas es ejemplo perfecto de que la tecnología no sólo avanza para las grandes industrias o videojuegos, sino que también se estudia una manera de ver cómo podemos convencer a los recién nacidos de que vale la pena estar aquí y disfrutar de todo lo que le queda por delante.
Los coches de tres piezas son casi una pieza de ingeniería que nos permite unas funciones espectaculares:
Tenemos por un lado la función básica de capazo, la más antigua y la más básica. Esta es para los niños más pequeños, para los que apenas acaban de nacer y no saben sostenerse, ya que nos permite transportarlo cómodamente a donde nos da la gana sin que haya ningún problema.
Luego, esta pieza se puede moldear para que tenga una forma diferente a la que tenía en un principio: Una silla portabebés. Pasamos de un útil capazo para los más pequeños a una silla para los que ya han crecido un poco, lo que nos da una perfecta oportunidad para ahorrar al no tener que invertir en dos aparatos diferentes pudiéndolo tener en un coche de estas características.
Pero luego tenemos lo último, una parte plegable formada por plástico, un esqueleto perfectamente equilibrado y con una base en donde encajará el capazo o silla y que lo convertirá en una silleta, en una silla portable que nos permite transportar cómodamente por la calle y por el parque a nuestro bebé, en lo que es una suerte de ingeniería soñado por muchas de las madres.
Además, no debemos olvidar que todos estos productos vienen con membranas protectoras y materiales de primera calidad que le protegerán de la lluvia, del calor, y de todos los problemas que pueda tener en sus primeros años de existencia y en donde tenemos la obligación de darle lo mejor.

La elección del cochecito para nuestro bebé debe hacerse de manera muy cuidadosa. Debemos tener en cuenta numerosos aspectos que se encuentran interrelacionados entre sí: la comodidad para el pequeño, su seguridad y por supuesto la manejabilidad que nos permita. Si vamos a movernos habitualmente por entornos urbanos, tenemos que prestar mucha atención a esto último.

cochecitos de bebé
Al hablar de cochecitos para bebé se cumple una norma básica, que es más que un mero tópico: cuanto más conocida sea su marca, más seguro será. Evidentemente, siempre surgen excepciones, como la tristemente conocida gama de coches bebé McLaren que tuvo que ser retirada del mercado debido a sus nefastas condiciones y su peligrosidad. Sin embargo, por regla general suele ser un sector que hace mucho hincapié en la calidad y en la seguridad.
Coches bebés
No debemos, por tanto, escatimar en gastos; todo sea por el bienestar de nuestro pequeño. Naturalmente tampoco debemos dejarnos cegar por los nombres, y siempre es recomendable contar con el asesoramiento del vendedor especializado.
Coche de bebé
A la hora de llevar a los bebés en el cochecito, nunca podemos dejarles sin sujeción. Esto se vuelve mucho más importante en los primeros meses, claro está. Para evitar que el cochecito pueda volcar, tampoco debemos sobrecargarlo con bultos, ni recurrir a esa solución tantas veces vista de utilizar los mangos para colgar el bolso, el neceser, etc. Es cierto, muchas veces nos faltan manos y necesitamos espacio extra, pero con esta clase de prácticas sólo conseguiremos acortar la vida útil y estropear las características del cochecito.
Para evitar posibles accidentes y asfixia, no debemos colocar bajo el pequeño almohadas, edredones, etc. Asimismo, cuando estemos desplegando o plegando el coche del bebé lo mantendremos bien alejado.
Cochecito para practicar footing con el bebé
En los últimos años, muchos padres han optado por hacer que su bebé forme parte de sus vidas sociales y urbanas desde el primer día. Por ello, se han popularizado modelos novedosos de cochecito como el pram, que nos remite a los vehículos de los siglos XVIII y XIX y por tanto son toda una declaración de estilo de moda; o los cochecitos para footing, los cuales, como su nombre indica, sirven para llevar durante esta actividad al pequeño.